¿ Para qué sirven los doctores ?

Encontrará aquí un documento llamado ``Formation doctorale : enjeux, bilan, propositions'' (rapport HOTDOCS). Se trata de un informe concebido por un conjunto de doctorandos y jóvenes investigadores repartidos en Francia, pero reunidos a través de la red INTERNET. Este texto analiza el estado actual de las formaciones doctorales, tanto desde el punto de vista de su funcionamiento como de sus salidas laborales. Se articula alrededor de una reflexión sobre la evolución del sistema francés de enseñanza superior y de inestigación y su conexión con el sector económico. Conscientes de la extensión de nuestro informe, deseamos, en este texto, presentar brevemente los principios fundamentales que guiaron nuestra reflexión y motivaron las propuestas principales del informe.

Como lo mostró la consulta nacional de 1994, el sistema francés de investigación y de enseñanza superior debe hoy adaptarse a cambios profundos, dictados por la coyuntura internacional, caracterizada por una carrera tecnológica y una competencia económica severa. A ese factor puramente económico se agrega la amenaza constante y cada vez más apremiante de ruptura social, en todos los sectores de la sociedad, incluyendo, a lo mejor más particularmente, el sector de la educación. La democratización de la universidad francesa, acoplada al problema dramático planteado por la desocupación de los jóvenes, vuelve indispensable una evolución y una reforma de la enseñanza superior e, indirectamente, de la investigación.

La formación doctoral, por su capacidad de formar por un lado los futuros docentes de la enseñanza superior, y por otro los investigadores de los laboratorios, así como el personal gerencial innovador que necesitará cada vez mas la industria, constituye el meollo de esta renovación.

Nuestras propuestas buscan recrear y dinamizar el tejido académico francés y sus relaciones con el tejido industrial. Pudimos así establecer tres direcciones de acción : primeramente, diversificar las vías de formación y reclutamiento de las ``elites" francesas de la industria y de la función pública, para las cuales, hasta el momento, las carreras universitarias son frecuentemente excluidas. En segundo lugar, favorecer la evolución de los dispositivos de investigación pública y privada y de sus relaciones. Esta jugará un rol importante en la capacidad innovadora de las empresas, y contribuirá, indirectamente, al desarrollo del empleo. En esta óptica la irrigación del tejido industrial por personal formado en la investigación es un potente medio de transferencia de competencias, de relaciones y de métodos, desde la esfera académica hacia las industrias.

Finalmente, la evolución del sistema académico pasa por la renovación del cuerpo docente universitario. Esto se vuelve indispensabl debido a la próxima ola de retiros (2003--2010) así como por la necesidad de permitir a la universidad responder a las demandas pedagógicas cada vez mas variadas de su público.

En particular, conviene mantener en cada vía una dualidad entre la adquisición de métodos de reflexión y el manejo de competencias operacionales. Esta dualidad es necesaria en un mundo donde la evolución de las técnicas y de las tareas reduce la duración de vida de una formación profesional a algunos años. Constituye en suma el terreno sobre el cual se puede desarrollar una política de formación permanente.

Sin embargo, la universidad, debido a una mala definición crónica de su misión, a la falta de recursos, al manejo a corto plazo de su presupuesto y al flujo de su personal, goza de una muy mala imagen en el conjunto de la sociedad francesa. Esos factores terminaron por limitar considerablemente la capacidad de la universidad para enfrentar los desafíos mencionados más arriba.

En particular, su formación de más alto nivel, el doctorado, sufre los primeros síntomas de una grave crisis de desempleo, que, según nuestras previsiones, sobrevendrá a partir de 1996. Más precisamente, en el caso más favorablegif, cerca de 1700 doctores tendrán anualmente serias dificultades para insertarse profesionalmente en 1996 y 1997. Estimamos que si se prolongara o se profundizara esta crisis, tendría consecuencias desastrosas : provocaría una verdadera ``fuga de cerebros" por el envío masivo de jóvenes doctores a estadías pos-doctorales en el extranjero. Seguiría una desmotivación del personal de las universidades y de los organismos de investigación. A mediano plazo, ésto arruinaría la política de formación por la investigación de los diez últimos años, y probablemente toda esperanza de renovación de la universidad. Indirectamente sufrirían también los sectores industriales y terciaros a nivel de la transferencia de las tecnologías.

El mal reconocimiento del doctorado en el sector privado es uno de los factores principales de esta crisis. Creemos que la percepción del doctorado por los industriales como un diploma exclusivamente académico es una de las causas mayores de la pobre inserción extra-académica de los doctores.

Asimismo, los doctorandos sufren a veces de carencias de dirección que empeoran su aislamiento académico : mala definición de temas, dirección no disponible o desmotivada, ausencia total de inserción en la vida social y científica del organismo de investigación y ausencia de relaciones con el mundo extra-académico.

Tales patologías generan despilfarros de recursos humanos y de fondos públicos y privados (via el financiamiento de las tésis). También impidan al doctorado ocupar plenamente su papel en la evolución de la enseñanza superior y el refuerzo de la capacidad innovadora de las industrias.

Nuestras proposiciones para remediar a ello se apoyan en dos principios directores : por un lado considerar la tésis como una verdadera primera experiencia profesional que es al mismo tiempo una formación, y, por otro lado, responsabilizar a los actores de la formación doctoral : doctorando, director de tésis y del laboratorio de investigación, participants eventuales.

El ``contrato de tésis" propuesto en el informe HOTDOCS constituye la piedra angular del dispositivo. Compromete al doctorando, al director de tésis y al director del grupo de investigación a través de un proyecto científico coherente y claramente establecido. En la óptica de una experiencia profesional, el financiamiento del doctorandogif es una condición necesaria para el establecimiento de un contrato de tésis, contrariamente a la situación actual en que un doctorando puede realizar su tésis sin financiamientogif. Finalmente, el contrato puede desarrollar su potencial responsabilizador solamente si es usado como un instrumento de evaluación de la formación doctoral brindada por el director de tésis o del grupo de investigación en cuestión. Sugerimos pues que los procedimientos de evaluación de los investigadores, docentes-investigadores y grupos de investigación incluyan el examen de los contratos de tésis asumidos por el investigador o el grupo examinados.

Por otra parte, la apertura del doctorado al mundo extra-académico (industria, administración, etc.) y la evolución de la universidad vuelven indispensable la integración de formaciones complementarias al doctorado. Estas formaciones son de dos tipos : por un lado formaciones científicas de alto nivel, en principio brindadas por escuelas doctorales, y por otro lado formaciones interdisciplinarias, o técnicas (idiomas, técnicas de presentación escrita u oral, tecnologías de la información, comprensión de los fenómenos socio-económicos, ...).

Los ``Centres d'Initiation à l'Enseignement Supérieur" (CIES, centros de iniciación a la enseñanza superior), creados en 1992, constituyen el lugar natural de estas formaciones interdisciplinarias. Serán cada vez más necesarias a los futuros universitarios, teniendo en cuenta la complejidad de la situación que tendrán que enfrentar y del surgimiento de las múltiples declinaciones de la profesión de docente-investigador. Algunas de estas formaciones serán también indispensables para el futuro personal gerencial del sector industrial. Completarán la formación obtenida mediante la investigación en el marco del trabajo de tésis y las formaciones específicas brindadas en el seno de las escuelas doctorales.

Finalmente, dado que resultan de una colaboración entre distintos establecimientos de enseñanza superior, las escuelas doctorales como los CIES constituyen un interesante modelo de enseñanza federada que podría, a escala departamental o interurbana, ayudar a la diversificación de las formaciones de primer y segundo ciclo propuestas por un conjunto de establecimientos de enseñanza superior sin conducir a un desmenuzamiento de los recursos.

En conclusión, la supresión del regimen de monitores o de los CIES, propuesta por el informe Quenet, constituye a nuestros ojos un error estratégico mayor ya que hace desaparecer el único lugar de formación de los futuros docentes de la enseñanza superior y una carta importante para la apertura del doctorado al mundo extra-académico.

Finalmente, la apertura creciente de la enseñanza superior y el buen funcionamiento de los organismos de investigación imponen una política de empleo regular y voluntaria. Este esfuerzo en términos de material humano tiene que ser acompañado por un esfuerzo material : no sirve emplear personal altamente calificado si éste no tiene los medios para trabajar en buenas condiciones. Es necesario constatar que esta regularidad de medios no siempre fue asegurada. Subrayamos la necesidad de una clarificación entre por un lado los medios que podrán ser afectados al sistema docencia superior-investigación en los próximos años, y por otro lado las misiones que este sistema tendrá que llevar a cabo.

About this document ...

This document was generated using the LaTeX2HTML translator Version 95.1 (Fri Jan 20 1995) Copyright © 1993, 1994, Nikos Drakos, Computer Based Learning Unit, University of Leeds.

The command line arguments were:
latex2html -split 0 Politique-espagnol.tex.

The translation was initiated by Pascal DEGIOVANNI on Wed Apr 30 14:13:17 MET DST 1997

...favorable
Ver el informe HOTDOCS, capítulo 3.

...doctorando
Por medio de una beca específica o de un empleo apropiado

...financiamiento
Se estima en 19 la taza de tésis sin financiamiento !



Pascal DEGIOVANNI
Wed Apr 30 14:13:17 MET DST 1997